Terapias Holísticas

El poder de la intención

Sabemos que cuando enfocamos nuestra intención a algo es ahí donde dirigimos la fuerza de nuestra energía. Es un estado en el que no existe nada más que el poder de nuestra intención. Todos experimentamos ese poder. Es un poder que crea, un poder que efectivamente transforma.

Y está en ti, está en mí, está en todos. Es ese espacio donde no cabe “la duda”, no caben los condicionamientos, ni los pensamientos recurrentes “no puedo”, “no valgo”, “no es posible”; esos pensamientos que provienen de nosotros y que son nuestro peor enemigo.

Cuando alcanzamos ese estado intencional, ya sea que nazca en un instante o de un proceso largo en el tiempo, entramos por así decirlo en un espacio cristalino, libre de ruido, de pura creación, donde se fragua uno de nuestros mayores poderes: el poder de la intención. Y con un deliberado propósito, siempre la atención y la intención irán acompañadas de conciencia.

Esta capacidad del pensamiento atento y concentrado nos dota de una energía que afecta a la realidad física. Existen muchos experimentos sobre el poder de la intención, por ejemplo de la mano de investigadores como Lynne McTaggart. Sus estudios sacan a la luz la veracidad de este postulado.

Pero llevemos este ejemplo a acontecimientos cotidianos para ver cómo estos conceptos, que a lo mejor pueden resultar grandilocuentes, son de lo más cercano, son ejemplos que vivimos cada día en nuestra vida. Al recordarlos, nos acordamos del poder de nuestra propia naturaleza.

Reconozco que me gusta fortalecer la idea de que nosotros, personas “anónimas”, tenemos nuestras vidas empapadas de sabiduría y conocimiento. Tan solo hay que prestar atención y valorarlo, sobre todo dar “valor y sentido” a todo lo que nos rodea. Es como descifrar sus signos y aprender su lenguaje, hablado, escrito y compartido.

Te invito ahora a hacer un ejercicio. Trae a tu memoria un hecho en que la fuerza de tu intención haya conseguido un logro que haya tenido un significado especial, que haya tenido una repercusión transformadora en tu vida, o en la vida de otros. Recuérdalo, y cuando lo tengas, guárdalo en tu memoria, como un tesoro, como un antídoto ante el desánimo o la falta de confianza. Y en esos momentos de flaqueza en que las fuerzas parece que se agotan, respira profundamente, detente un momento y, como si abrieras un perfume, huele la fragancia de ese logro, respira profundamente su esencia y siente el poder de tu intención que habita en el aquí y ahora.

Podemos conseguir lo que nos proponemos si somos constantes en nuestro propósito y contamos con esta capacidad: el poder de la intención, el poder de la voluntad, el poder de la determinación. Todo ello nos hace ser mujeres y hombres capaces de conseguir nuestros sueños.
Mirémoslo desde el ángulo contrario: y ¿si no tuviéramos esa capacidad? Seríamos títeres de las circunstancias. Cuando no utilizamos o cuando utilizamos a medio gas esta capacidad, somos meros muñecos; títeres en un escenario de quejas, donde desconocemos qué o quién maneja los hilos, qué o quién abre el telón.

El Dr. Deepak Chopra afirma que la atención energiza y que la intención transforma. Amigas, amigos, seamos nosotros los que abramos el telón, seamos nosotros los guionistas de nuestra propia historia.

 


¿Estás interesad@ en una sesión?

Contáctame: +34 722 24 47 64  |  sesiones@yolandasanmiguel.com

Yolanda San Miguel

Terapeuta holística y formadora